Una batalla campal entre indígenas y fuerza pública se vivió en el centro de Bogotá

Varios minutos de tensión se vivieron durante la tarde del miércoles en el centro de la capital colombiana, Bogotá. Según las imágenes difundidas en medios locales, indígenas de la etnia Embera se enfrentaron a los uniformados de la Unidad de Diálogo y Mantenimiento del Orden, antiguo Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad). El hecho, el primero de esta naturaleza desde que Gustavo Petro se posesionó como presidente de la República, fue calificado de verdadera «batalla campal».

La comunidad indígena, a las 11:30 de la mañana, tomó el antiguo edificio Avianca, de propiedad privada, en el Parque Santander, a escasos metros del Banco de la República, y al lado de la estación de Transmilenio Museo del Oro. La intención de estas personas era reclamar a la Unidad de Atención a las Víctimas por incumplimiento de acuerdos alcanzados en meses anteriores.

No obstante, la sede de la Unidad ya no queda en ese lugar. Fue así como unas 200 personas quedaron retenidas al interior de la estructura, bien sea porque estaban de visita por diligencias o de trabajo.

Los videos de transeúntes y cámaras de seguridad de edificios cercanos evidencian que un grupo de quienes protestaban terminaron por atacar, con rabia contenida, con objetos contundentes como palos y piedras, a la fuerza pública. También, a gestores de convivencia de la alcaldía, responsables de mediar en conflictos. Varios vidrios quedaron hecho añicos y todo alrededor se convirtió en un caos. La situación requirió de la intervención de la policía, que lanzó sus armas aturdidoras para intentar acabar con el foco de violencia. Los indígenas se dispersaron por la avenida Jiménez y también en dirección hacia la Plaza de Bolívar.

Varios heridos

Según reporte preliminar, cinco gestores y un funcionario de alcaldías menores resultaron lesionados. Igual que 14 uniformados de la Policía Metropolitana de Bogotá y varios civiles. Todos están siendo atendidos por unidades de salud. Aún no se confirma si hubo excesos de los organismos de seguridad.

«Mire cómo destruyen todo, oye, no hay derecho a que hagan eso», se oye decir en uno de los videos a una de las personas que quedó al interior en contra de su voluntad.

«La protesta fue por los incumplimientos de los acuerdos de mayo y otros acuerdos, pero desafortunadamente la orden de la alcaldía fue una intervención, violando los derechos de la población, de los niños y las niñas, de mujeres gestantes, que estaban ahí. Y pues hasta el momento hay varios detenidos y personas heridas. Ese es la situación de incumplimiento de la alcaldía, que no tiene la disposición de atender, mientras la comunidad indígena se sigue muriendo en el Distrito y vulnerando sus derechos «. Esta fue parte de la declaración de Jairo Montaña, uno de los voceros de los indígenas.

La alcaldesa encargada de la ciudad, Edna Bonilla, se pronunció en su cuenta en la red Twitter. Aseguró que desde esa instancia «hemos dispuestos albergues con alimentación, salud, educación y las condiciones necesarias para su estancia». Agregó que la situación está controlada.

Comparte en tus redes sociales!!