Una alerta telefónica evitó otro posible tiroteo masivo el 4 de julio en EE.UU.

Una alerta telefónica recibida por la Policía de Richmond, en el estado de Virginia, pocos días antes de la celebración del 4 de julio en Estados Unidos, probablemente evitó otro tiroteo masivo durante esa jornada festiva, anunciaron este miércoles las autoridades, tras detener a dos sospechosos de nacionalidad guatemalteca.

En una rueda de prensa conjunta, el jefe de la Policía de Richmond, Gerald Smith, y el alcalde de la localidad, Levar Stoney, revelaron la operación policial llevada a cabo tras recibir la alerta y que se saldó con dos detenidos.

Un informante anónimo llamó a la Policía el viernes 1 de julio (tres días antes de la celebración) y explicó que había escuchado una conversación en la que alguien aseguraba que se estaba preparando un tiroteo masivo para el 4 de julio en el anfiteatro Dogwood Dell de Richmond.

En ese anfiteatro, con capacidad para 2.400 personas, se llevaron a cabo eventos festivos con motivo del Día de la Independencia de EE.UU. el pasado lunes.

La policía inició una investigación junto con el Departamento de de Seguridad Nacional y el FBI, que condujo a la detención de los dos hombres acusados de ser ciudadanos no estadounidenses en posesión de un arma de fuego, dijo Smith, tras indicar que es posible que se presenten más cargos.

Encuentran dos rifles de asalto y otras municiones

Julio Alvarado-Dubon, de 52 años, fue detenido el 1 de julio, el mismo día en que la policía recibió el aviso. En tanto, un segundo sospechoso, Rolman Alberto Balacarcel, de 38 años, fue puesto bajo vigilancia el martes, pero la policía dijo que inicialmente no tenía causa probable para arrestarlo.

Nada más recibir la llamada, la Policía se dirigió a una residencia de la localidad en la que halló dos rifles de asalto, una pistola y 223 rondas de munición.

Los dos detenidos son guatemaltecos y no tienen la ciudadanía estadounidense, confirmaron las autoridades.

«Quiero agradecer y aplaudir al héroe de Virginia que detuvo una potencial masacre alertando a nuestros valientes oficiales del Departamento de Policía de Richmond, oficiales que trabajan incansablemente todos los días para proteger a nuestras comunidades”, expresó en un tuit el gobernador de Virginia, Glenn Youngkin.

«Es un gran recordatorio de que, si ves algo, díselo a tu policía local”, añadió.

El mismo día en que los detenidos presuntamente planeaban llevar a cabo su tiroteo, un hombre disparó varias rondas de munición contra los asistentes al desfile del 4 de julio en Highland Park (al norte de Chicago), matando a 7 de ellos e hiriendo a otros 39.

El sospechoso de 21 años, Robert Crimo, deberá hacer frente a siete cargos de asesinato en primer grado —uno por cada víctima mortal— y la Fiscalía presentará más acusaciones en los próximos días en relación con las 39 personas heridas.

Comparte en tus redes sociales!!