La soledad es uno de los factores de riesgo para desarrollar diabetes tipo 2, afirma estudio

La soledad no sólo puede afectar el estilo de vida de las personas al interferir en sus interacciones sociales o salud mental, sino también volverlas más propensas a desarrollar enfermedades de importancia como la diabetes, según recientes hallazgos que podrían abrir las puertas a nuevas posibilidades para reducir los casos. Y es que se estima que a nivel mundial 422 millones de personas sufren de esta afección relacionada a la glucosa, según cifras de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

De lo anterior radica la importancia para encontrar nuevos tratamientos, formas de prevención y concientización para crear estilos de vida más saludables, pues se sabe que tanto una vida sedentaria con poca actividad física y sobrepeso u obesidad pueden ser factores de riesgo para desarrollar diabetes tipo 2, pero no los únicos. Ahora un nuevo estudio de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Noruega Occidental determinó que los sentimientos de soledad también podrían aumentar la probabilidad de que una persona tenga esta afección.

¿Qué se sabe sobre la relación entre la soledad y la diabetes?

El nuevo descubrimiento fue publicado en Diabetologia y según los detalles, se trata de una investigación que contó con un gran número de participantes (24 mil 024) que tuvieron un seguimiento por 20 años, la misma cantidad de tiempo en la que las cifras de pacientes afectados han aumentado significativamente.

«Dado que tanto la soledad como la diabetes tipo 2 se han relacionado con la depresión y los problemas para dormir, también investigamos si alguna asociación entre la soledad y la diabetes tipo 2 está mediada por síntomas de depresión e insomnio», explica la publicación.

En ese sentido el profesor asociado del Instituto de Enfermería de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Noruega Occidental y autor principal del estudio, Roger E. Henriksen, dijo a Medical News Today que la relación entre la soledad y el desarrollo de la enfermedad está en que se activa la «respuesta fisiológica al estrés del cuerpo, lo que conduce a cambios en el sistema cardiovascular del cuerpo y a la producción de cortisol».

El cortisol a su vez podría ocasionar «una mayor ingesta de alimentos, en particular de carbohidratos, y a una mayor resistencia a la insulina. Estos procesos juegan un papel importante en el suministro de suficiente glucosa al cerebro activado y metabólicamente exigente”, detallan los científicos detrás del estudio.

Por supuesto, los resultados llamaron la atención de los expertos, ya que en dos décadas se descubrió el 4.9 por ciento de los participantes del estudio desarrollaron diabetes tipo 2, de los cuales «el 12.6 por ciento informó en varios grados de sentirse solo», pero no es lo único que resaltan, ya que quienes dijeron sentirse más solos tenían el doble de riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en relación con las que no.

Aunque los hallazgos podrían seguir nuevas líneas de investigación, la publicación advierte que aún «no existe un resultado sólido de que el efecto de la soledad en la diabetes tipo 2 esté mediado por la depresión o el insomnio»; sin embargo, se sostiene que la sugerencia actual es que la soledad sí aumenta el riesgo.

Comparte en tus redes sociales!!